sábado, 31 de diciembre de 2016

NADAL SE QUEDÓ CON LA EXHIBICIÓN DE ABU DABI

David & Rafa
Rafa Nadal acaba 2016 con un trofeo entre los dientes. El tenista mallorquín se adjudicó el Mubadala World Tennis Championship tras vencer en la final a David Goffin, 11 del ranking ATP, por 6-4 y 7-6. Acudió a Abu Dabi con la intención de sumar minutos en competición tras dos meses y medio desde su último partido. Su volver a empezar no ha podido tener mejor prólogo, no sólo por la victoria sino por el juego mostrada y el refuerzo moral para el inicio de año.

Nadal se presentó en la final tras arrollar a Berdych en el retorno a las pistas y superar con suficiencia a Milos Raonic. A pesar de ser un torneo de exhibición, la entidad de los rivales y el devenir de la competición no desmerece ni un ápice el triunfo del español.

En el otro lado de la pista, David Goffin. Nunca antes se habían visto las caras. El belga se había deshecho de Tsonga y Murray. El inicio del choque no defraudó. La igualdad fue la nota dominante en la pista en el primer set. Nadal y Goffin se mostraron sólidos con el saque. El belga dispuso un punto de break para ponerse 3-2, pero el balear salvó la situación con un buen saque.

El devenir de la primera manga siguió el guión inicial hasta que Rafa se colocó 5-4.Ni el sol (el horario matinal provocó que una mitad de la pista estuviera a la sombra y la otra regada por los rayos del astro rey) cegó a Nadal que aprovechó la primera bola de rotura para llevarse el set por 6-4.

En el inicio de la segunda manga, el belga no acusó el golpe. En un brusco giro de guion, la rotura de servicio se convirtió en el leitmotiv de los primeros fotogramas de la secuela del primer set. Goffin rompió el saque a su rival, pero el balear le devolvió la jugada en el siguiente juego (1-1). El belga gozó de otra opción de rotura cuando Nadal volvió a disponer del saque. La primera, la desaprovechó. La segunda, no.

A Nadal la tocó remar con el viento en contra. Como siempre, resolvió con suficiencia. Apretó los dientes, agarró con fuerza la raqueta, resto un paso más adelante e igualó el choque con una nueva rotura en el sexto juego (3-3). Goffin tuvo en su mano llegar al 5-4 a favor y saque, pero el español salvó una bola de break y dio la vuelta a la tortilla.

Salvó seis bolas de break
Acostumbrado al más difícil todavía, Nadal salvó seis bolas de break con el 5-5 en el juego más largo del partido. Fueron más de 10 minutos de un intercambio espectacular de golpes y un tenis propoio de un Grand Slam. Siempre en el alambre, el balear tiró de saque y juego desde el fondo de la pista para desarmar a Goffin. En su primera opción, se apuntó el 6-5.

El duelo se decidió el tie-break. Nadal arrancó con un 2-0 a favor que ya resultó determinante para que el balear se apuntara el set, no sin apuros, y el triunfo en el torneo por cuarta vez en su carrera.

Ahora toca Brisbane
Nadal partirá ahora rumbo a Brisbane, una de las novedades de su calendario esta temporada. Nunca ha jugado allí y este año lo hará por partida doble: en individuales y en dobles formando dupla con Marc López, con quien ganó el oro olímpico en Río y recientemente se proclamó campeón de España en esta disciplina. Debutará ante Alexandr Dolgopolov. Será la última cita previa al Open de Australia para el de Manacor.

Foto: Getty Images

No hay comentarios:

Publicar un comentario