viernes, 7 de julio de 2017

MATTEK-SANDS VOLVIÓ A SU PAÍS Y SERÁ OPERADO

La estadounidense pasará por cirugía 
Fue la noticia triste, dolorosa que deja Wimbledon. Al menos en la primera semana, la grave lesión que sufrió el jueves la estadounidense Bethanie Mattek-Sands fue lo más impactante. En camino a la red, pisó mal y su rodilla derecha giró, la hizo caer y sus gritos fueron desgarradores. Ahora pega la vuelta para su país, a la espera de la confirmación de la dolencia y el paso por el quirófano.

Mattek, extrovertida, divertida, gran doblista, iba 1-1 en sets contra la rumana Sorana Cirstea, cuando esa caída en la cancha 17 del All England Club conmocionó a todos. El video con la imagen de su rodilla y sus llantos dio la vuelta al mundo. Le pidió ayuda a su rival, a los gritos, lo que puso en shock a la rumana, que inclusive se fue al vestuario llorando, cuando la norteamericana fue sacada en ambulancia.

Hay rumores de una lesión grave en el tendón rotuliano de la rodilla derecha y seguro será operada. Aún resuenan en el Grand Slam de Londres las palabras de Cirstea, su ocasional adversaria, sobre el difícil momento vivido: "Su rodilla estaba en una posición muy rara. Nunca vi algo así, sólo en las películas. Yo también entré en pánico. Llamé para que viniera algo en ayuda de ella, pero no venía nadie... ".

"Traté de consolarla, pero yo también sentía su dolor. Ella estaba en shock, seguía diciendo: 'Sorana ayúdame, Sorana ayúdame, Sorana ayúdame'. Y yo le decía: 'Estoy aquí, estoy aquí, estoy aquí'... Yo lo estaba intentando, pero me sentía inútil. En ese momento en el que ella estaba gritando tanto, y viendo su rodilla tan mal, fue muy incómodo. Quise haber podido hacer más por ella".

La tenista que reside en Phoenix, en el estado de Arizona, tiene 32 años, es 103ª en singles y la actual Nº1 del mundo en dobles, especialidad en la que logró cinco títulos de Grand Slam. Ahora su futuro es incierto, a la espera de una inminente operación y su posterior recuperación. A todo esto, la situación vivida será tristemente inolvidable para ella, su entorno y millones que padecieron su dolor a la distancia.

Foto: Getty Images

No hay comentarios:

Publicar un comentario